Rojo en degradé

rojo en degradé

Siempre ha sido un color que no se caracteriza por pasar desapercibido. Su innegable impacto en cualquier ambiente, ya sea interior o exterior lo han catapultado como uno de los principales seleccionados por parte de diseñadores a nivel internacional. Intentando integrarlo en mayor medida con distintos estilos decorativos, se utiliza el rojo en degradé, en el que el anaranjado e incluso el rosa también forman parte de un amplio abanico de opciones.

La personalización de un espacio se puede lograr jugando con este tipo de recursos que gozan de cierta elegancia y estilo. A diferencia de las paredes uniformes, por ejemplo, el pintado de las mismas utilizando degradé hace clara referencia a una habitación sofisticada, preocupada por lucir de manera atractiva para el deleite de moradores y visitantes en general.

rojo en degradé

Los modernos contrastes causados al utilizar rojo en degradé son tal vez el potencial más grande que posee esta modalidad. Combinar de forma coherente y en consonancia con los elementos existentes en torno a la escena es el secreto principal que solventa la creación de habitaciones únicas.

En cada uno de los extremos relacionados al rojo en degradé son consideradas tonalidades reconocidas en el mundo de la decoraciones tales como rosas, corales o terracotas. Es esa impresionante variabilidad la que permite que manteniendo la base del rojo se puede involucrar al mismo en distintos tipos de estilos decorativos.

rojo en degradé

Tal vez el naranja y otros surgidos de la mezcla con el amarillo sean los más recomendados para decoraciones modernas. Por otra parte, al recibir el aporte de colores más oscuros, la referencia del rojo se redirecciona hacia estilos más conservadores y con cierto romance implícito. El rosa, por ejemplo, es un intermedio que puede adaptarse con versatilidad a cualquier propuesta.

El rojo en degradé es además un clásico de las decoraciones mediterráneas, donde la pureza del mismo florece en mayor medida, resaltando su poder y brillantez innata; sin sufrir ningún tipo de alteraciones a su propia esencia.

rojo en degradé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.