El dilema del terciopelo

el dilema del terciopelo

Alabado por muchos y defenestrado por otros, el terciopelo es un material que despierta opiniones encontradas.

Ha sido utilizado en ambientes refinados y clásicos como símbolo de distinción y categoría, pero paralelamente desestimado por considerarse una textura relacionada al mal gusto.

el dilema del terciopelo

La realidad evidencia que es en definitiva el entorno o los muebles a los que sirva como tapizado lo que determina su categoría. Es innegable que brinda suavidad al tacto y también a la vista, resultando eficazmente decorativo.

El color del terciopelo es otro aspecto que condiciona la percepción lograda en la mayoría de las personas. Muebles, cortinas, alfombras y otros accesorios pueden ser confeccionados en terciopelo, es por eso que un uso moderado es recomendado para combinar piezas sin saturar demasiado el ambiente.

Los sofás son principalmente elementos en los que el terciopelo es utilizado asiduamente. Su textura manifiesta confortabilidad, incluso antes de sentarse en ellos. Dependiendo de la estructura propia de los mismos y el color del tapizado es posible adaptarlos a diferentes estilos decorativos.

el dilema del terciopelo

En el caso de no querer arriesgar demasiado con esta arma de doble filo, simples toques por medio de cojines es suficiente para establecer un ameno y relajado espacio. En el caso de los dormitorios, las mantas hechas con esta tela son un clásico que data de muchos años debido a su instantánea transmisión de calor.

Las cortinas son una excelente alternativa que encaja perfectamente en estilos románticos, barrocos y antiguos. Por otra parte, en tonalidades violetas o borravinas son ideales para decoraciones góticas o dark.

Aplicado en pequeñas dosis el terciopelo es realmente adorable y genera una instantánea necesidad de tocarlo. El problema surge cuando abunda sin miramientos y convierte cualquier ambiente en un culto a la suavidad.

La delicadeza y el buen gusto son siempre factores destacables, pero empalagarse con ellos significa asfixiar los sentidos. Obviamente, de igual manera ocurre con la decoración en el hogar.

el dilema del terciopelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.